ClàssicsWeb, el teu espai

Almanac

Cerca de crítiques

Paraules:
Tema:
Inici: Escollir data inici
Fí: Escollir data fi
Ajuda
Publicitat

CRÍTICA

Lise Davidsen, la nueva diosa wagneriana

24/8/2018 |

 

Programa: Lise Davidsen

Lloc i dia:Schubertíada a Vilabertran

La soprano dramática para las próximas décadas canta hoy en Vilabertran


Lise Davidsen, la nueva diosa wagneriana
Winner of the Statoil Classical Music Scholarship 2015, opera singer Lise Davidsen. (.)

Ayer se hallaba en el Covent Garden, ensayando para su debut en la Royal Opera House con nada menos que la Tetralogía de Wagner: a partir de octubre será Freia, la diosa de la juventud; Ortlinde, la hermana de Brünnhilde en la Cabalgata de las walkirias, y la Norna del Ocaso de los dioses. Pero donde debuta hoy Lise Davidsen (Stokke, 1987), la soprano noruega que está conmocionando el mundo de la ópera y el lied, es en la selecta Schubertíada de Vilabertran (21 h), donde prevé cantar lieder de Grieg, Strauss, Sibelius... y los Wesendonck-Lieder de Wagner que hizo en mayo en L’Auditori, junto a la OBC. El mismo ciclo que Matthias Goerne bordó el martes en Vilabertran. ¿Repetición? Más bien una ocasión para comparar estas hermosas canciones en la voz original de soprano y la de barítono.

Desde que saltara a la fama en el 2015 –ganó el concurso Operalia y el Reina Sonia de Oslo–, Davidsen ha hecho correr ríos de tinta. Sus cualidades físicas, su voz amplia, su color lírico, su potencia y morbidez, hacen pensar en ella como la gran soprano lírico dramática para las próximas décadas. Es la nueva diosa wagneriana –Bayreuth la quiere en Siglinde en el 2020–, es la heredera de Nina Stemme, por citar a otra nórdica de estas características. O incluso la nueva Kirsten Flagstad, la noruega que fue de las mejores sopranos wagnerianas del siglo XX.

Inteligente, cauta pero comprometida con lo que tiene por delante, Davidsen transita por la Medea de Cherubini (su debut en Aix en Provence) con la misma facilidad que brinda Ariadne auf Naxos de Richard Strauss, papel con el que ha debutado en la Ópera de Viena y en el festival de Glyndebourne.

“Ariadne es el papel en el que me siento más cómoda, pero debe ser porque es el que más he interpretado, pero a mí Medea me encanta, porque está muy loca”, dice al teléfono desde Londres. Cuenta que procede de una familia en la que nadie se ha dedicado a la música. “No me interesó hasta que cumplí los 14 o 15 y comencé a tocar la guitarra y a cantar. Y en la clásica me interesé cuando ya tenía 18”, asegura. A los 22 se trasladó a Copenhague para seguir con los estudios de canto, pero no fue porque en Noruega no encontrara escuelas y profesores de prestigio, dice, sino “porque era donde estaba la maestra adecuada para mí. Los inicios son delicados, debes, de algún modo, confiar en tu maestro, y si resulta que no era el adecuado, tienes que volver atrás y desandar lo andado para poder evolucionar correctamente. Es así. El maestro tiene mucha responsabilidad, pero tú eres la que hace el trabajo”, añade.

El 2015 supuso para ella un salto enorme en la escena operística. “Fue algo grande, una manera de comenzar a escoger mi repertorio para desarrollarme en función de los papeles en los que me siento mejor y no del dinero. Me siento muy agradecida, porque ahora sí puedo evolucionar correctamente”


Maricel Chavarría
La Vanguardia

Catclàssics, música clàssica de Catalunya a internet Amb el suport de